JavaScript must be enabled in order for you to see "WP Copy Data Protect" effect. However, it seems JavaScript is either disabled or not supported by your browser. To see full result of "WP Copy Data Protector", enable JavaScript by changing your browser options, then try again.

EL HUNDIMIENTO DEL BARCO ALEMAN GUSTLOFF

29diciembregustloflos21revista2014

El hundimiento del Transatlántico Alemán Wilhelm Gustloff, fue el 30 de enero de 1945. Y es todavía la tragedia naval de la historia más dramática, el total de sus víctimas se cree fueron más de 9.343, superando por más de cuatro veces el famoso caso del TITANIC.

 La causa de su hundimiento fueron tres torpedos disparados por el submarino ruso S-13, pero pese a darse el contexto de la 2º. Guerra Mundial, los militares heridos y civiles que perecieron fueron tantos que el suceso ha quedado marcado por la etiqueta  de CRIMEN DE GUERRA.

 La historia del Gustloff antes de la tragedia.

 Este transatlántico Alemán, empezó sus servicios como un crucero de recreación, llevaba turistas por las aguas del Atlántico, del Mediterráneo y del Mar del Norte.  Pero todo esto era antes de que Hitler desatase la 2ª. Guerra Mundial, invadiendo Polonia.

 El Gustloff se encargo de llevar medicinas, armas y municiones a las tropas de Franco en España, en la Guerra Civil,  además trajo de regreso a Alemania a la Legión Cóndor.

 En 1939 su aspecto cambio justo antes de la invasión a Polonia, ya que fue pintado de banco, con cruces rojas y una verde en la cubierta, con este cambio se le dio el papel de Buque Hospital (Lazaretschiff),  y lo bautizaron como “Lazaretschiff D.

 En mayo de 1940, el Gustloff fue enviado a los soldados heridos en la campaña militar que tuvo Hitler en Noruego.  Ahí permaneció hasta el 2 de julio de 1940, fecha en la que se recibió la orden de llevar a 563 heridos al puerto de Stettin, lugar donde permaneció durante más de cuatro años, sirviendo en todo este tiempo como un complejo de barracas destinado a la instrucción de guerra submarina en cadetes de la base, ahí nuevamente fue pintado, esta vez de color gris y equipado con baterías antiaéreas, adquiriendo así la naturaleza de un transporte armado.

 Tras estar tanto tiempo en Stettin, el Gustloff tuvo un giro radical en su vida naval, cuando a comienzos de 1945 el ejército rojo (los soviéticos) penetraba imparable por el frente, este haciendo levantar a su paso miles de refugiados, sobre todo por el eslogan de Illia Ehrenburg, que decía MUERTE A LOS OCUPANTES ALEMANES, eslogan que se materializaba en los atropellos de las tropas soviéticas y en proclamas de corte revanchista y amoral, como esta proclama oficial  ¡Matad¡ ¡Matad¡ no hay inocentes entre los alemanes…Obedece las instrucciones de nuestro comandante Stalin, destruyendo para siempre a la bestia fascista en su refugio, Mancillad el Orgullo Racial de la Mujer Alemana, tomadla como botín legitimo.

 Ante todo lo que sucedia, el Gustlof no se podía quedar quieto por lo que fue enviado a participar en la “Operación Aníbal”, operación masiva orientada a rescatar refugiados del area de Prusia Oriental, de ese modo en enero de 1945 el almirante Kark Donitz, mando al Gustlof hacía las costas de lo que actualmente es Polonia.

 La tarea del Gustloff fue muy complicada desde su inicio, ya que eran más de 60,000 refugiados que llegaban al puerto de Gotenhafen para poder subir a los barcos de rescate designados a la Operación Aníbal.

 Todos los refugiados sabían de la forma tan horrible de los soviéticos y no querían ser presas de ellos, ya que traían sed de venganza que las hordas rojas guardaban tras tres años de ocupación alemana y el largo suplicio de Stalingrado.

 Por todo eso existía angustia  y miedo por lo que los civiles alemanes intentaban con desesperación abordar esos barcos, creando así un estado de enorme caos y confusión, ya que se veía a niños perdidos buscando a sus padres, gente que burlaba a la guardia para poder subir a bordo. Ahí y por esa situación se escuchaban balazos para poner orden, cosa que era imposible y esa fue la razón de no tener una cuantía real de las personas que subieron a este enorme barco y con esas condiciones de caos, el Gustloff se las arreglo para subir a miles y miles de personas, incluyendo heridos que habían llegado en un tren hospital y que fueron colocados en la cubierta.

 Fue tanta la gente que se embarco en el Gustloff que no había espacio que no estuviese ocupado y por lógica los chalecos y botes salvavidas eran insuficientes.

 Según las cifras de las personas que estuvieron dentro de este barco fueron.

173 hombres, 918 oficiales y marineros, 373 mujeres (de entre 17 y 25 años) del cuerpo femenino auxiliar de la Kriegmarine, 162 heridos y 8956 refugiados, según las últimas investigaciones realizadas en total, se cree que fueron 10,582  personas dentro de ese barco.

 Así con esa enorme tripulación el Barco Gustloff, salió del puerto de Gotenhafan el fatídico 30 de enero de 1945.  Ese mismo día el capitán Alexander Marinesko, estuvo patrullando esas heladas aguas con el submarino soviético S-13.

 El hundimiento, fue el 30 de enero de 1945, cuando el Gustloff solto amarras por última vez, dejando atrás un puerto con problemas, la temperatura era de 10º. Bajo cero, la nieve caía y los fuertes vientos congelaban la superficie del barco.

 Al mando del barco iban dos capitanes, Friedric Petersen capitán civil de la Marina Mercante y Wilhem Zahn, capitán militar, también lo acompañaba un barco torpedera el Lowe y el caza torpedero TFI.

 Fue un día de mal agüero,  ya que apenas el Gustlof había dejado el puerto, explotó una mina, la cual no hizo daño alguno, pero para empeorar las cosas el Gustloff quedo tan solo en la compañía del insignificante torpedero Lowe, ya que estando en alta mar el TF-I, tuvo una fuga de agua y regreso a puerto.

 Ya era de noche y el Gustloff no podía ni enviar ni recibir mensajes a causa de las perturbaciones atmosféricas, siendo esa la causa de no recibir oportunamente el aviso sobre submarinos rusos en la zona, el Gustloff tampoco pudo enviar ya que los sistemas estaban fallando por el hielo, así que el barco indefenso viajo en alta mar a merced de los predadores náuticos rusos.

 Eran aproximadamente las 9.15 de la noche en el Gustloff, la mayoría de los pasajeros dormían, otros despiertos, ya que muchos de ellos se sentían enfermos por el mareo y la falta de alimento, ninguno de los pasajeros se imaginaron que a unos 500 metros, el capitán Marinesko, daba la orden de disparar cuatro torpedos, tres de ellos tardaron 25 segundos en alcanzar los blancos deseados.

 Lo irónico fue que el S-13 era un submarino alemana que fue construido en vigencia del traslado de Versalles, vendido a la Unión Soviética para su uso en la Flota Soviética del Báltico, aunque eso sí, teniendo como una de sus clausulas del contrato que El S-13, nunca y bajo ningún concepto ni circunstancia podría atacar a un barco alemán.

 Los torpedos llevaban nombre cada uno:

 El 1º. Por la Madre Patria, pego en la proa y debajo de la línea de flotación.

 El 2º. Con el nombre de Stalin, pego en la sección media a la altura de la piscina, donde estaban las mujeres auxiliares de marina.

 El 3º. Su nombre Pueblo Soviético, llego justo a la mitad por delante de la sala de máquinas.

 El buque se ladeo a un costado, luego se enderezo y finalmente en cuestión de un minuto el Gustloff empezó a ladearse en forma definitiva y con ello Hundirse

 En la cubierta del barco solo se escuchaban gritos ante una cubierta resbaladiza e inclinada y la orden de mujeres y niños primeros y otros gritos de sálvense quien pueda, y ante la insuficiencia de chalecos  y botes, el caos reinaba y la gente se arremolinaba.  El pánico fue total, hubo hombres que preferían matar a su familia para evitar el sufrimiento que les esperaba y luego ellos mismos suicidarse, muchos más sucumbieron encerrados por pesadas compuertas, otros más muertos ahogados encerrados en sus compartimientos y muchos de ellos al aventarse al mar, murieron en las gélidas aguas y otros más que fueron aventados por el mismo tumulto de la gente.

 El pequeño torpedero logró ayudar a muchos de los que estaban en el agua, disminuyendo así un poco la mortalidad de ese día. Se sabe que el Lowe logra comunicar la situación con rapidez y aunque en pocos minutos el castillo de proa del Gustlof ha sido tragado por las aguas, muchas vidas logran salvarse, pero pasados unos 45 minutos desde el primer impacto y eran como las 22.18 de la noche, el Gustloff desaparece es engullido por el mar junto a miles de personas, dando un total de 9,343, entre los que murieron  por las explosiones y los que murieron cuando el barco se hundió.

 Fueron 564 personas que lograron ser salvadas:

Por el torpedera T-36 fueron 472

Por el Lowe 98

Por el Dragaminas M387  43

Por el Dragaminas M375  37

Por el Dragaminas M341  28

Por el Gottingen   7

Por el Torpedo Fangl boot-TF-19   2

Y por el carguero Gotland y Pord Vrpostenboot  1703 personas, y un bebe de apenas un año de edad, caso sorprendente, si se considera que con las aguas heladas muchos adultos murieron de hipotermia en pocos minutos, el bebe logró salvarse.

 Karl Hoffman fue rescatado por el torpedero T-36, donde se le atendió dándole te caliente y masajes para mitigar la hipotermia.  El fue el testigo y fue él quien relato muchos de los sucesos en el Gustloff.

 Mientras el Gustloff, se hundía, el submarino el S-13, se sumergió y escapo tras lanzar los torpedos.  La escena queda así libre el S-13, aunque este submarino siguió acechando por la zona, y entre el 9 y 10 de febrero hundió al general Stuben y agrego con ello unos 4,500 muertos más a los más de 90,00, en el que el Gustloff sufrió.

 Que sucedió con Alexander Marinesko, después de la tragedia del Wilhem Gustloff.

 Este hombre fue propuesto como héroe de la Unión Soviética por sus grandes “hazañas” en alta mar, pero el alto mando le negó la condecoración porque:

 1.- No estaba claro si fue el S-13 el que hundió o sí tras torpedearlo la propia Fuerza Aérea Alemana lo bombardeo.

 2.- Se considero que tenía un perfil inadecuado para ser nombrado Héroe, ya que era conflictivo, indisciplinado y alcohólico.

 Por lo que en septiembre de 1945, se le quito la comandancia del S-13, se le rebajo a un rango inferior al de capitán y se le dieron tareas nada gloriosas alejadas del mar y los combates.

 En noviembre lo expulsaron de la Marina y en 1949 tras encontrarle bienes indebidamente adquiridos en su apartamento, lo sentenciaron a 2 años en el campo de Concentración  y reclusión de Kolyma.  En los años siguientes se termino de arruinar económicamente y en 1963 murió en Stalingrado a causa de una ulcera.

 Despues de muerto, bajo el gobierno de Gorbachov, se le hizo una estatua y se le otorgaría en 1990 el título a la Medalla de Héroe de la Unión Sovietica, pero el hundimiento del Gustloff (razón principal por su condecoración póstuma) ha pasado a la historia como un CRIMEN DE GUERRA, porque en el no solo se asesino a civiles y militares heridos, sino que además se incumplió un acuerdo el cual El S-13 no debía jamás abrir fuego contra ningún barco alemán.

 Debido a eso se puede decir que la “Heroica Hazaña” fue en verdad un CRIMEN DE GUERRA.

 El 12 de abril se conmemora el naufragio del Titanic y todos los medios en el mundo recuerdan ese fatal día.

Pero si las catástrofes tuvieran categorías y lugares, el hundimiento del Gustloff estaría en primer lugar por sus más de 10,000 muertos.

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 10.0/10 (4 votes cast)
VN:F [1.9.22_1171]
Rating: +4 (from 4 votes)
EL HUNDIMIENTO DEL BARCO ALEMAN GUSTLOFF, 10.0 out of 10 based on 4 ratings
994 Vistas 2 Visitas de hoy

Escribe tus comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *