JavaScript must be enabled in order for you to see "WP Copy Data Protect" effect. However, it seems JavaScript is either disabled or not supported by your browser. To see full result of "WP Copy Data Protector", enable JavaScript by changing your browser options, then try again.

LA BATALLA DE CAMARON

2juniocamaronlos21rev2015

Esta historia no solo es un acto militar de renombre, sino que es un acto de valentía que se convirtió en un legado heroico y que con el correr de los años, sigue dando de qué hablar, además de ser un ejemplo de honor, hermandad y compañerismo.

La batalla de Camerone o Camarón, sucedió un 30 de abril de 1863 en las cercanías de Camarón de Tejeda en Veracruz, México, a tan solo 1 año de la batalla de Puebla el 5 de mayo de 1862, , la sangre y el heroísmo se escribieron en las páginas de la historia militar de la Legion extranjera Francesa en su incursión de apoyo en México.

Después del fracaso en la primera intervención francesa, específicamente, ante la derrota francesa por las tropas mexicanas en Puebla, ya para el año de 1863 los franceses decidieron apoyar las excursiones militares en territorio mexicano con soldados más aguerridos, por ello, Francia hizo uso de la temerosa Legión Extranjera, quienes se encontraban al mando  del coronel Pierre Joseph Jeanningros acampados en el Chiquihuite, quien tenía órdenes de abastecer a las tropas francesas ya dentro del territorio mexicano específicamente al sitio de Puebla, así como de realizar reconocimientos de zona. Sin embargo, el 29 de abril de 1863, el coronel recibió información de parte de una mujer veracruzana sobre un ejército mexicano al mando del Coronel Milán, quienes se acercaban a ellos y todo su guardia nacional con la intención de evitar el abastecimiento o conexión entre las tropas de Francia. Se dice que dicha mujer, era hija de un sargento bajo las órdenes del Coronel Milan, y que ella temía por la vida de su novio, quien era francés y que parecía venia dentro del destacamento que llevaría los suministros al ejercito francés en Puebla.

Ante dicha circunstancia,  el coronel Pierre Joseph Jeanningros y su capitan Jean Danjou buscaban una alternativa, sin embargo ante el temor de dejar desprotegido los suministros y la ruta, el capitan Jean Danjou se ofreció como comandante de un pequeño destacamento que se dirigiera a las cercanías de Palo Verde Veracruz para reconocer el terreno y ver si podían ver el número de tropas enemigas.,  Ante ello el coronel Pierre Joseph Jeanningros acepto al capitán Jean Danjou para que tomara un pequeño destacamento y se dirigiera al poblado de Palo Verde en Veracruz, para que recabara información relevante sobre los accesos y terreno de la zona, así como de recabar información sobre el número de tropas mexicanas que pudieran estar por la zona y que pudieran poner en riesgo la misión, ordenandole se tomaran las precauciones necesarias así como de que se evitara cualquier incursión del enemigo en su ruta.

Al recibir la orden de su superior, el 30 de abril a la 1 de la mañana, el capitán Jean Danjou partió rumbo a Palo Verde acompañado de 3 oficiales, 5 suboficiales, 6 cabos, y 51 legionarios de la tercer compañía del batallón de Regnault.

Pues bien, aproximadamente a las 7 de mañana, después de 6 horas de recorrido el destacamento de legionarios quienes se encontraban tomando un pequeño descanso, ya en la entrada del poblado de Palo Verde, un legionario vigía anuncio al capital Danjou que un ejército mexicano con los “lanceros de Orizaba” al frente se acercaba a paso rápido hacia donde se encontraban ellos, que se les había rodeado por la zona, y que se habían cortado los suministros que pudiera haber de agua.

El capitán Jean Danjou, contrario a lo que otro militar hubiera hecho, dio la orden de su destacamento de tomar posiciones defensivas, ordenando hicieran un cuadro asi como de dejar las mulas que traian sus viveres  municiones como resguardo, de igual forma ordenando que la artillería que llevaban se situara en lo más alto de la zona, minutos después, la batalla había comenzado, las tropas mexicanas conformadas por los lanceros de Orizaba, cargaron hacia la zona de resguardo de los legionarios, quienes de forma extraordinaria, causaron gran cantidad de bajas al ejército mexicano, quienes se vieron en la impetuosa necesidad de ordenar retirada ante la gran cantidad de bajas, dando como resultado, que el primer choque militar, fuera  victoriosa para los legionarios al mando del capitán Jean Danjou, sin embargo provocando que las mulas que llevaban sus víveres y municiones huyeran espantadas ante los estruendosos ruidos de los fusiles…

Después de la primera cargada ofensiva del ejército militar mexicano, el capitán Danjou ordeno a su destacamento se dirigieran a la hacienda de Camarón, lugar que por su ubicación y construcción, permitirá al destacamento de legionarios ofrecer mayor resistencia a los mexicanos, así como de resguardarse ante las embestidas de las ráfagas de fuego..

Mientras los legionarios se apostaban en  Camarón para poder resistir el segundo despliegue del ejército mexicano, aproximadamente a las 9 de la mañana se acerco un grupo de mensajeros mexicanos, quienes llevaban un mensaje del Coronel Milan, a  quien le solicitaba  su rendición, ofreciendo un trato digno para él y sus hombres, sin embargo, Danjou haciendo gala del coraje de los legionarios, contesto a los mensajeros que le dijeran a su coronel, que el tenia, armas, munición, valor y por ende no tenía necesidad de rendirse, se dice que textualmente argumento, SIC….” Tenemos armas y no nos rendiremos”….

Después de la negativa de Danjou de rendir a su destacamento de legionarios, el despliegue militar en contra de ellos comenzó, inicialmente, el ejército mexicano ordeno diversas rondas de cañonazos y ataques de infanteria, mismos que fueron repelidos una y otra vez por los legionarios, sin embargo causando que la posada de Camaron se incendiara, después de ataques frecuentes, las posiciones claves fueron cayendo, orillando que los legionarios se replegaran al centro de la hacienda, situacion que fue aprovechada por el comandante Milan, quien ordeno se provocara fuego y que el humo se soplara hacia donde estaban resguardados los legionarios, provocando que para las 12 del día, el lugar se encontrara sin agua,  sin embargo aunque cada vez había menos  munición, los legionarios seguían resistiendo sin temor alguno unicamente acompañados de sus fusiles y una cuantas botellas de vino.

Aproximadamente a las 2 de la tarde, el capitán Jean Danjou recibe un disparo certero que le ocasiono su muerte, 2 horas después el oficial subteniente Vilain, recibe un impacto en su pecho, que lo hace fallecer de forma inmediata, sin embargo el coraje y la pérdida de sus compañeros, provocaron que los legionarios emprendieran una defensa cruel y cada vez más desesperada.

3 horas después de que el capitán Danjou, y el subteniente Vilain  habían perecido en la batalla, el teniente y oficial al mando Maudet, ordena a los legionarios que se mantuvieran firmes en sus posiciones, sin embargo, al verse rodeados, sin munición y sin esperanza alguna de salir con vida de la batalla, Maudet ordeno que se pusieran las bayonetas en los fusiles, y que morirían con valor si era necesario.

A las 6 de la tarde, el teniente Maudet y legionarios sobrevivientes, al ver que las tropas mexicanas estaban en formación de carga, ordeno cargar las bayonetas y resistir en el lugar, después de resistir un momento, Maudet y 5 legionarios, entre los que se encontraban los cabos Maine y Berge, así como los soldados Constantin, Leonard y Wensel, decidieron cargar contra el ejército mexicano, después de un momento, Maudet cae herido de gravedad, y 2 legionarios mas mueren, siendo acorralados 3 legionarios, quienes después de un lapso de tiempo, y tras charlar con el coronel mexicano Ángel Lucio Cambas, aceptaron la rendición.

El cabo Maine acepto la rendición bajo la condición de que le permitieran quedarse con su bandera de su regimiento de legionarios, que le permitieran tener sus armas y poder atender a sus heridos.

Ante tal valentía, y gallardía en batalla, el coronel Milán acepto las condiciones, reconociendo su valor, ordenando que un grupo de soldados de mexicanos, escoltaran a los legionarios heridos al hospital de Jalapa, lugar donde falleciera el teniente Maudet a causa de las heridas, siendo enterrado con honores por el ejército mexicano.

Se dice que el general Milan argumento textualmente que Sic…”¿cómo puedo recusar a estos hombres? no, esos  no son hombres son el diablo, y por respeto a ellos acepto sus condiciones”.

El 1 de mayo de 1863, el coronel Jeanningros arribo a la zona de combate con la intención de rescatar a sus legionarios, sin embargo lo único que encontró fue una fosa común donde se encontraban los restos de su destacamento de legionarios muertos totalmente desnudos, sin embargo, entre todos los muertos, se logro hallar herido al legionario Casimiro Lai, quien se desempeñaba como tambor del tercer regimiento, quien aunque se encontraba en mal estado, dio los pormenores de la hazaña heroica sucedida un día antes.

La batalla de Camarón duro 11 horas, fallecieron 26 legionarios, de los cuales  23 eran legionarios y 3  eran oficiales, sin embargo  para el ejército mexicano represento 600 caídos, mas heridos, por ello, el 30 de abril de 1863 es recordado año con año en las bases militares de la Legión extranjera francesa, ordenándose el 4 de octubre de 1863, que el nombre de “Camarone” fuera inscrita en la bandera del regimiento de la legión extranjera.

Entre los indicios de la batalla, el coronel Jeanningros encontro la prótesis de la mano de madera del capitan Danjou, prótesis que hasta el día de hoy se considera un objeto de alto valor en las filas legionarias, el cual se resguarda y venera en el cuartel general de la legión extranjera en Masella, Francia.

2junioc3amaronlos21rev2015

En 1892 se ordeno construir un monumento en la hacienda de Camarone que hiciera referencia al acto de valor sucedido en ese lugar por la legión extranjera, sin embargo, con el correr de los años, el monumento sufrió los estragos del olvido y su falta de cuidado, sin embargo, en 1948 el coronel Panete ordeno se erigiera otro monumento que rememorara la hazaña de los legionarios, mismo que se logro hasta el año de 1963.

2junioc2amaronlos21rev2015

Aunque la batalla de Camarón toma diversos tintes históricamente, con respecto al fondo y forma de ver la historia, y demás hechos de la intervención francesa en México, la realidad es que el valor y valentía de la Legión extranjera en CAMARON, debe de ser un acto de valor, gallardía, coraje y compañerismo que nunca debe de ser olvidado….

Nota: Esta historia fue rescata de las semblanzas de nuestro colaborador alias “El Bardo”, fallecido en el 2012.

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 10.0/10 (2 votes cast)
VN:F [1.9.22_1171]
Rating: +2 (from 2 votes)
LA BATALLA DE CAMARON, 10.0 out of 10 based on 2 ratings
779 Vistas 2 Visitas de hoy

Escribe tus comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *