JavaScript must be enabled in order for you to see "WP Copy Data Protect" effect. However, it seems JavaScript is either disabled or not supported by your browser. To see full result of "WP Copy Data Protector", enable JavaScript by changing your browser options, then try again.

LAS PROFECÍAS DE FÁTIMA

5enerofatimalos21revista2015El 13 de mayo de 1917 una aparición luminosa de la Virgen María se apareció a tres niños campesinos y a los que les comunicó algunas profecías que cambiarían al mundo. Las investigaciones sobre el caso de Fátima demostraron que el milagro que ocurrió en esa fecha fue visto en un área de 50 kilómetros a la redonda.

Los tres niños, eran pastores, los hermanos Jacinta y Francisco Marto y su prima Lucía Do Santos, llevaron su rebaño de ovejas en un hueco natural en el terreno conocido como Cova da Iria a pastar, a las afueras de la localidad de Fátima en Portugal. Mientras las ovejas pastaban los niños empezaron a jugar. De pronto hubo un destello como de un rayo. Los niños miraron hacia arriba, sorprendidos por lo que veían en el cielo. El día era agradable tranquilo y no había señales de una tormenta. Comenzaron a reunir las ovejas pensando en que una tormenta se estaba gestando en la distancia cuando se produjo un segundo flash que causó preocupación total. A pocos metros se encontraba una señora de la luz deslumbrante. Los niños eran incapaces de comprender la brillantez de la dama y su belleza.

Según contaron después los pequeños percibieron un olor a rosas y aunque con asombro Lucía preguntó que de donde venía a lo que le respondió la Virgen que del cielo y posteriormente le preguntó que quería de ellos, contestándole que deberían volver los días 13 de cada mes y que en total serían siete las apariciones.

Así mismo, en esa primera aparición y después de varios mensajes de María les pidió, por último, que rezaran el Rosario todos los días. Posteriormente vieron como se levantó en una nube de luz y se deslizó hacia el cielo del este.

Lucía les dijo a advirtió a sus primos para no hablar de lo que habían visto por miedo a la incredulidad, pero Jacinta estaba demasiado excitada. Como era de esperar Jacinta le dijo a sus padres acerca de la aparición y hubo una reacción general de la incredulidad. la madre de Lucía estaba convencida de que su hija estaba mintiendo y la castigaba continuamente porque no quería negar su historia.

Las visitas al lugar se mantuvieron y la “aparición” volvió a invitarlos a asistir a Cova de Iria el próximo día 13. En la aparición de Julio, la “señora” les habría hecho unas revelaciones, que más tarde serían conocidas como los “secretos de Fátima”,  fue en esta aparición donde la “señora” pidió a los niños que siguieran concurriendo allí cada día 13, y que en octubre les diría quien era, que quería de ellos y les prometió que haría un “milagro” para que la gente pudiera creerles. Los niños asistieron puntualmente a su cita con la “señora”, excepto en el mes de agosto, debido a que los videntes fueron encarcelados y amenazados por el Administrador de Vila Nova de Ourem, Artur de Oliveira Santos, para que les revelara el “secreto”. Por lo que la cita de agosto se produjo el día quince, una vez que los niños fueron liberados, aunque no en la habitual encina sino en un lugar conocido como Valinhos. Los niños acudían puntualmente a cada una de las citas de los días 13, mientras la fama de las apariciones iba aumentando cada mes. Es así que ya se hablaba de que era la Virgen la que se aparecía a los tres videntes, y el número de personas que acompañaban a los niños a Cova de Iría aumentaba exponencialmente. Pero los sucesos de Fátima se limitaban al relato de los tres niños, ya que ninguno de los espectadores, (excepto ellos) podía ver o escuchar a la “Señora”. Ni siquiera el joven Francisco podía oírla, quien solo la veía cuando se arrodillaba frente a ella. El 13 de octubre, día en que la “Virgen” había prometido un “milagro”, se habían reunido en la agreste explanada de Fátima unas 70.000 personas, esperando ver un fenómeno prodigioso.

Según cuenta Lúcia dos Santos en su Cuarta Memoria, la Señora se presentó aquel día a los niños como ya era habitual, y aseguró ser la “Señora del Rosario”. Anunció que la Guerra iba a acabar (la Primera Guerra mundial) y que los soldados volverían a sus casas. Lúcia pidió a la Señora que curara a los enfermos que allí se amontonaban, a lo que respondió que solo sanaría a aquellos que pidieran perdón por sus pecados. Aquel día la virgen también les habría pedido a los niños que se construyera una capilla en su nombre. Tras alejarse, ocurrió el milagro solar, donde según las descripciones, el cielo se abrió y el sol comenzó a moverse convulsivamente, causando la admiración de los asistentes. Este suceso fue observado por miles de personas allí presentes, entre los que se encontraban creyentes, escépticos, campesinos e intelectuales. La diversidad y cantidad de testigos le otorga un especial interés al “fenómeno solar”, pues el resto de las apariciones de Fátima se limitaban a los tres niños videntes. Uno de los testigos presentes en la explanada de Cova de Iría es el periodista Avelino de Almeida, redactor jefe del periódico lisboeta O Século. Con fina ironía, de Almeida describe pormenorizadamente el paisaje humano que rodeaba a la ya famosa encina, sin dejarse llevar por la emoción de las masas. En su artículo están retratados los leprosos que buscaban cura de su mal, los vendedores ambulantes que ya en aquel entonces comprendieron el negocio de las apariciones, los librepensadores conversos, los campesinos escépticos, el desborde piadoso e idolátrico de miles de creyentes y por supuesto la copiosa lluvia que caía sobre Fátima, tornando el escenario de las apariciones en un intransitable lodazal. El periodista se limita en todo momento a hacer una crónica de lo que ve, y en esa misma postura continua cuando Lúcia pide a las multitudes que cierren sus paraguas para rezar. Es en ese momento que comienza a producirse el “milagro Solar”. “Se ve a toda la inmensa multitud -escribe Avelino de Almeida- darse vuelta para ver al Sol, que se muestra libre de nubes en el cenit… Es posible ver el contorno del disco sin el más mínimo esfuerzo. No quema, no ciega.” Pero el “Sol” comienza a moverse, y el periodista lo describe con estas palabras: “…el Sol tembló, el Sol realizó movimientos bruscos nunca vistos, fuera de todas las leyes cósmicas. El Sol “bailó”según la típica expresión de los campesinos” Sin abandonar su tono impasible, Avelino de Almeida continúa relatando otros detalles sobre las gentes que allí se encontraban y sus emociones. Finalmente, el periodista hace un llamamiento a los expertos para que expliquen la naturaleza del fenómeno observado. A pesar de su breve mención al fenómeno y de sus ácidas descripciones, Avelino de Almeida fue duramente criticado por sus contemporáneos librepensadores, que sugirieron que el periodista estaba defendiendo los intereses del principal beneficiario de las apariciones: La Iglesia. Y es que por aquellas fechas el gobierno republicano había separado Iglesia y Estado y muchos de los privilegios feudales de que gozaba la jerarquía eclesiástica, habían desaparecido. Es por ello que los republicanos veían con muy malos ojos a las apariciones de Fátima. Otro de los testigos independientes que se encontraba aquel 13 de octubre en la explanada de Cova de Iría era el profesor de la Facultad de Ciencias de Coimbra, Dr Almeida Garrett. Decidido a observar los fenómenos desapasionadamente se apostó en una elevación del terreno de modo que pudiera observar todos los sucesos desde un excelente punto de vista y ayudado por unos binoculares. El profesor Garrett no escuchó la orden de Lúcia de observar el Sol, pero giró la vista ante la actitud de las multitudes que exclamaban mientras observaban el cielo. “No era algo esférico como la Luna -describe Garrett su observación del “Sol”- ni tenía la misma tonalidad ni los mismos claro-oscuros. Parecía de materia pulida…”. Según este profesor, no había bruma ni nubes y se mantuvo así durante diez minutos, salvo en dos ocasiones en que unos rayos fulgurantes obligaron a los testigos a apartar la vista. Mientras observaban el Sol, el color de la luz que iluminaba la explanada se tornó violácea. Más tarde el color cambiaría hacia el amarillento. Poco después, el Sol comenzó a girar sobre si mismo y en un momento, ante el estupor de los allí presentes, el “Sol se desprendió de la bóveda celeste” y se abalanzó sobre los atónitos espectadores, para luego alejarse.

Al principio, Santa Lucía, Francisco y Jacinta tenían grandes dificultades para tratar de compartir lo que habían visto, porque el gobierno de Portugal se opuso fuertemente a la religión en ese momento. Francisco y Jacinta murieron en una pandemia de la gripe dentro de los tres años del 1917

Lucía se convirtió en una monja. Ella dijo a la iglesia los detalles de las profecías de Fátima, las primeras partes de los cuales han salido al público durante muchos años. Poco tiempo después apareció otra visión.

Otros testigos de los acontecimientos dicen:

“Miré al sol y vio que gira como un disco, rodando sobre sí mismo. Vi a la gente cambiando de color. Ellos se tiñeron con los colores del arco iris. El sol parecía caer desde el cielo. La gente decía que el mundo se va a terminar. Tenían miedo y gritando “, dijo Antonio de Olivares, Farmer.

“De repente la lluvia se detuvo y apareció un gran esplendor y los niños gritaban:¡Mira el sol, v que el sol bajaba, daba la sensación de que estaba cayendo al suelo. En ese momento, me dejé caer. “ María Cándida da Silva. “. Miré y vi que la gente en varios colores – amarillo, blanco, azul al mismo tiempo, vi el sol girando a gran velocidad y muy cerca de mí que a la vez pensé: me voy a morir”.

“Ante los ojos atónitos de la multitud, cuyo aspecto era bíblico mientras permanecían con la cabeza descubierta, pálido de miedo, con ansiedad buscando el cielo, el sol tembló, hizo increíbles movimientos repentinos fuera de todas las leyes cósmicas – el sol ‘bailó’ según la expresión típica de la gente. De pie en el paso de los autobuses Torres Novas era un anciano, con el rostro vuelto hacia el sol recitó el Credo en voz alta.

“Después, lo vi subir a los que le rodean que todavía tenían sus sombreros, y con vehemencia les implorando para descubrir la cabeza ante tal demostración extraordinaria de la existencia de Dios. Idénticas escenas se repitieron en otros lugares, y en un lugar, un mujer gritó en un grito de sorpresa: “¡Qué terrible que hay algunos hombres que incluso no descubrirse la cabeza ante tan estupendo milagro!” Entonces la gente empezó a preguntarse unos a otros lo que habían visto. La gran mayoría admitieron haber visto el temblor y la danza del sol. Otros afirmaron que vieron el rostro de la Virgen, mientras que otros juraban que el sol giraba sobre sí misma para la tierra como si fuera a quemar con sus rayos. Algunos dijeron que vieron que cambiar los colores sucesivamente. “

Lucía, que había hablado con la Virgen, estaba anunciando con gestos expresivos, ya que se realizó a lo largo de altura de los hombros por un hombre y pasó de un grupo a otro, que la guerra terminaría y que los soldados regresarían. Pero la noticia como esa, sin embargo, no hizo nada para aumentar el júbilo de los que la oyeron. El signo celestial era suficiente para ellos: era todo.

“La intensa curiosidad prevaleció para ver las dos niñas en sus guirnaldas de rosas, y besar las manos de estos pequeños santos, tenían tal ansiedad por ver la señal de Cielo: que habían visto y estaban satisfechos y radiantes de una fe ardiente”.

“La multitud se dispersó rápidamente, sin ninguna dificultad, sin ningún signo de desorden, sin necesidad de policías que las regulan. Los que fueron los primeros en llegar fueron también los primeros en salir, acabando en la carretera, viajando a pie con sus calzado en un paquete en la cabeza o colgadas de su personal. Se fueron, con el corazón rebosante de alegría.

Algunos sacerdotes se presentaron en el lugar, mezclándose entre los espectadores más curiosos en lugar de entre los peregrinos ávidos de signos y favores celestiales. Tal vez ni una cosa ni la otra logró ocultar su felicidad, pero principalmente personajes como el entonces Obispo de Leiría, tampoco parecía muy convencido de que sea el Sol el que se movió el día del “milagro”: “Este fenómeno, -escribió Monseñor Correia da Silva en su carta pastoral del 13 de octubre de 1930- que no fue registrado por ningún observatorio astronómico y que, consecuentemente, no pudo haber sido un fenómeno natural, fue observado por personas de todas las condiciones… “

Por lo que hasta la fecha ha desatado innumerables especulaciones sobre lo ocurrido, recientemente hasta ligándolo con un evento de un encuentro extraterrestre.

Los secretos de Fátima

Éstos “Secretos” de Fátima consisten en los mensajes que recibieron los pequeños videntes, Según la interpretación más popular, los tres secretos implican el infierno, las Guerras Mundiales I y II, y el atentado al Papa Juan Pablo II.

Dos de los secretos se revelaron en 1941 en un documento escrito por Lucía, a petición de José da Silva, Obispo de Leiria, para ayudar con la publicación de una nueva edición de un libro sobre Jacinta.

Cuando se le preguntó por el Obispo de Leiria en 1943 para revelar el tercer secreto, Lucía luchó durante un corto período, en el que no estaba convencida de que Dios le hubiera autorizado a actuar con claridad, sin embargo, en octubre de 1943 el obispo de Leiría le ordenó que lo pusiera por escrito. Lucía escribió entonces el secreto y lo selló en un sobre que no se abrió hasta 1960, cuando “las cosas parecían más claras.” El texto del tercer secreto fue lanzado oficialmente por el Papa Juan Pablo II en 2000, aunque algunos afirman que no era el secreto de todo lo revelado por Lucía, a pesar de las afirmaciones del Vaticano en sentido contrario.

El primer secreto era una visión del infierno:

Lucía escribió: “Nuestra Señora nos mostró un gran mar de fuego que parecía estar bajo la tierra. Sumergidos en ese fuego, los demonios y almas en forma humana, como si fuesen brasas transparentes y negras o bronceadas, que fluctuaban en el incendio, ahora levantado en el aire por las llamas que de ellas mismas salían, juntamente con nubes de humo, ahora cayendo por todos lados como chispas en un gran incendio, sin peso ni equilibrio, entre gritos y gemidos de dolor y desesperación, que horrorizaban y hacían estremecer de pavor. Los demonios se distinguían por sus formas horribles y repugnantes de animales espantosos y desconocidos, todo negro y transparente. Esta visión duró sólo un instante. ¿Cómo podemos estar agradecidos a nuestra Buena Madre del Cielo, que ya nos había prevenido con la promesa, en la primera aparición, que nos lleve al cielo. De lo contrario, creo que habría muerto de miedo y terror”.

El segundo secreto es una declaración de que la Primera Guerra Mundial terminaría y que ocurriría una nueva guerra, la Segunda Guerra Mundial, durante el reinado de un Papa Pío XI, en caso de los hombres siguieran ofendiendo a Dios y que Rusia no se convirtiera. En la segunda mitad pide que Rusia sea consagrada al Corazón Inmaculado:

“Ustedes han visto el infierno donde van las almas de los pobres pecadores. Para salvarlos, Dios desea establecer en el mundo la devoción a mi Inmaculado Corazón. Si lo que te digo se hace, muchas almas se salvarán y habrá paz. La guerra va a terminar: pero si la gente no dejan de ofender a Dios, una peor estallará durante el pontificado de Pío XI. Cuando veáis una noche iluminada por una luz desconocida, sepan que esta es la gran señal que Dios os da de que va a castigar al mundo por sus crímenes, por medio de la guerra, el hambre, y persecuciones de la Iglesia y del Santo Padre.

Para impedir esto, Yo vendré a pedir la consagración de Rusia a mi Inmaculado Corazón y la Comunión reparadora de los Primeros Sábados. Si atendieran mis peticiones, Rusia se convertirá y habrá paz; si no, esparcirá sus errores por el mundo, promoviendo guerras y persecuciones de la Iglesia. Los buenos serán martirizados, el Santo Padre tendrá que sufrir mucho, varias naciones serán aniquiladas. Al final, mi Inmaculado Corazón triunfará. El Santo Padre me consagrará Rusia, y ella se convertirá, y un período de paz será concedido al mundo” esto según fue el mensaje de la aparición, sin embargo ha sido motivo de controversia

Algunos se han quejado de que el segundo secreto no fue revelado hasta agosto de 1941, después de que la Segunda Guerra Mundial ya había comenzado. Sin embargo, la procedencia del documento es fácil de remontar a 1935, cuando fue escrito por primera vez, aunque la hermana Lucía declaró que la recibieron en junio de 1917. El Papa Pío XII, supuestamente consagró a Rusia el 7 de julio de 1952.

El tercer secreto fue escrito supuestamente “por orden de Su Excelencia el Obispo de Leiria y de la Santísima Madre”. . . el 3 de enero de 1944.

En 1943, Lucía se enfermó de gripe y de pleuresía, de la misma forma que esta enfermedad había matado a sus primos. Durante varios meses, ella estaba segura de que iba a morir. El Obispo Silva, la visitó el 15 de septiembre de 1943 mientras estaba en cama, fue el primero en sugerir en escribir el tercer secreto y que debía asegurarse de que se registraría en el caso de su muerte. Lucía se mostró reacia a hacerlo, sin embargo, ella estaba bajo la estricta obediencia de acuerdo a los votos de las Carmelitas, pero cuando recibió el secreto, que había oído decir a María que no se revelara. Durante un tiempo, ella estaba en un dilema en cuanto a las órdenes de quién tenía prioridad. Finalmente, a mediados de octubre, el Obispo Silva le envió una carta con una orden directa para grabar el secreto, y obedeció Lucía.

En junio de 1944, el sobre sellado que contiene el tercer secreto fue entregado a Silva, donde permaneció hasta 1957, cuando fue entregado finalmente a Roma.

Fue anunciado por el Cardenal Sodano el 13 de mayo de 2000, 83 años después de la primera aparición de la Virgen a los niños en la Cova da Iria, que el Tercer Secreto sería finalmente puesto en libertad. En su anuncio, el cardenal Sodano dio a entender que el secreto hablaba de la persecución de los cristianos en el siglo XX y que culminó en el fallido intento de asesinato contra el Papa Juan Pablo II el 13 de mayo de 1981.

El texto del Tercer Secreto se publicó el 26 de junio de 2000:

La tercera parte del secreto revelado en la Cova da Iria-Fátima, el 13 de mayo de 1917. Escribo en obediencia a Vos, Dios mío, que me ordena que lo hagan a través de su Excelencia el Obispo de Leiria y de la Santísima Madre vuestra y mía.

Después de las dos partes que ya he explicado, a la izquierda de la Virgen y por encima un poco, vimos a un Ángel con una espada de fuego en la mano izquierda, centelleando emitía llamas que parecía como si ellos pusieran el mundo en fuego, pero murieron en contacto con el esplendor que Nuestra Señora irradiaba hacia él de su mano derecha apuntando a la tierra con su mano derecha, el Ángel clamó en voz alta: “¡Penitencia, Penitencia, Penitencia!

Y vimos en una inmensa luz qué es Dios: algo semejante a como se ven las personas en un espejo cuando pasan ante él, a un Obispo vestido de Blanco, hemos tenido la impresión de que era el Santo Padre. Otros obispos, sacerdotes, religiosos y religiosas subir una montaña empinada, en cuya parte superior había una gran Cruz de maderos toscos como si fueran de alcornoque con la corteza, antes de alcanzar allí el Santo Padre pasó por una gran ciudad medio en ruinas y medio tembloroso con paso vacilante, apesadumbrado de dolor y pena, rezando por las almas de los cadáveres que encontraba por el camino, habiendo alcanzado la cima de la montaña, de rodillas a los pies de la gran Cruz fue asesinado por un grupo de soldados que dispararon balas y flechas a él, y en el mismo modo murieron uno tras otro los otros Obispos, sacerdotes, religiosos y religiosas, y varias personas laicas de líneas diferentes y posiciones.

Bajo los dos brazos de la cruz había dos ángeles, cada uno con una jarra de cristal en la mano, en las cuales recogían la sangre de los Mártires y regaban con ella las almas que estaban haciendo su camino hacia Dios.”

Se puede vislubrar que este tercer texto, del que muchos aseguran está incompleto, coincide no con la persecución de los cristianos como lo quieren ver, si no con la caída de la iglesia católica que también está profetizada por muchos otros y en el que se afirma que el líder religioso en ese momento saldrá pisando cadáveres y riéndose de los acontecimientos, y que según relacionamos con otras profecías será el actual papa.

Junto con el texto del secreto, el entonces cardenal Joseph Ratzinger publicó un comentario teológico, en el que señala que: “Una lectura atenta del texto del« secreto »la llamada tercera parte de Fátima … probablemente resultará decepcionante o sorprendente después de todo, la especulación que ha despertado gran misterio no es revelado; ni se dio a conocer el futuro “.

Después de explicar las diferencias entre las revelaciones públicas y privadas, se advierte a las personas a no ver en el mensaje de un evento determinado futuro. “El propósito de la visión no es para mostrar una película de un futuro irrevocable Su significado es exactamente lo contrario: tiene por objeto movilizar a las fuerzas del cambio en la dirección correcta. Por eso están totalmente las explicaciones fatalísticas del secreto, como, por ejemplo, la afirmación de que el presunto asesino del 13 de mayo de 1981 fue más que un instrumento de lo divino plan guiado por la Providencia lo que no pudo haber actuado libremente, u otras ideas similares en circulación. Por el contrario, la visión habla de los peligros y la manera en que se salve de ellos”

Luego pasa a hablar de la naturaleza simbólica de las imágenes, señalando que: “. La parte final del« secreto »recuerda imágenes que Lucía puede haber visto en libros piadosos, y que se inspiran en las intuiciones de larga data de la fe”

En cuanto al significado del mensaje: “Lo que queda ya era evidente cuando comenzamos nuestras reflexiones sobre el texto del« secreto »: la exhortación a la oración como camino de salvación de las almas y, asimismo, la llamada a la penitencia y conversión “.

El Vaticano retuvo el Tercer Secreto hasta el 26 de junio del  2.000, a pesar de la declaración de Lucía de que debía darse a conocer al público después de 1960. Algunas fuentes, incluyendo Canon Barthas y el Cardenal Ottaviani, dijo que Lucía insistió en que debía ser puesto en libertad en 1960, diciendo que, “en ese momento, será más claramente entendido”, y, “debido a la Santísima Virgen así lo desea. “

Cuando llegó el año 1960, en lugar de soltar el Tercer Secreto, el Vaticano publicó un comunicado de prensa oficial diciendo que era “más probable el secreto seguiría estando, siempre, bajo el sello absoluto.” Después de este anuncio,  se inició la mayor especulación sobre el contenido del secreto.

El lanzamiento del texto provocó críticas inmediatas, incluso indignación, de la Iglesia Católica en Portugal. Clero y laicos se habían indignado de que el texto, lo habían leído en Roma y no en el santuario de Fátima en Portugal, donde los hechos denunciados tuvieron lugar. Católicos portugueses respondieron a la versión del texto con incredulidad, y dijeron que si las palabras no se referían a algún tipo de catástrofe tan terrible como la guerra, el holocausto o Apocalipsis, no había ninguna razón para que el Vaticano lo mantuviera en secreto.

La revelación de que no hay predicciones del fin del mundo provocó reacciones airadas de la iglesia portuguesa sobre la decisión de mantener el secreto de la profecía de medio siglo.” Por lo que mucha gente se sintió “consternada, engañada y traicionada” por la noticia.

Algunas fuentes afirman que cuatro páginas, escritas a mano,  del texto del Tercer Secreto difundido por el Vaticano en el año 2000 no son el verdadero secreto, o al menos no el secreto completo.

En particular, se alega que los Cardenales Bertone, el entonces cardenal Ratzinger y Angelo Sodano estaban comprometidos en un engaño sistemático para encubrir la existencia de un documento de una página que contiene las palabras de la Santísima Virgen María, que algunos creen que contiene información sobre el Apocalipsis y una gran apostasía. Estas fuentes sostienen que el Tercer Secreto se compone realmente de dos textos, donde uno de estos textos es la visión pública de cuatro páginas, y el otro es una carta de una página que supuestamente contiene las palabras de la Virgen María que se ocultaron.

De esta forma y si de verdad está comprometido el que ahora es el papa, es obvio que en el momento en que difundido el “tercer secreto” no podía, ni debería darlo a conocer como es, por esa razón es que debió haberse publicado desde los sesentas cuando la ahora fallecida Lucía lo había solicitado.

La controversia sigue y seguirá mientras la manipulación de la información siga radicando en los intereses de quien se está revelando el secreto, pero existen otras profecías sobre el mismo secreto en otros lados que pueden dar luz al mismo.

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 0.0/10 (0 votes cast)
VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 0 (from 0 votes)
1050 Vistas 2 Visitas de hoy

Escribe tus comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *