JavaScript must be enabled in order for you to see "WP Copy Data Protect" effect. However, it seems JavaScript is either disabled or not supported by your browser. To see full result of "WP Copy Data Protector", enable JavaScript by changing your browser options, then try again.

¿SABES QUIÉN ES UN APÁTRIDA?

04nov apatridasEn los últimos años con los diversos conflictos internacionales se escucha de nuevo la palabra apátrida pero sabes a quien se le llama de tal manera, esta es la explicación.

Una persona apátrida es aquella que no es reconocida por ningún país como ciudadano. En efecto, muchos millones de personas en el mundo están atrapadas en este limbo legal, disfrutando solamente de un acceso mínimo a la protección legal o internacional o a derechos básicos tales como salud y educación.

Las Convenciones Internacionales sobre apatridia se establecieron en 1954 (Convención sobre el Estatuto de los Apátridas) y 1961 (Convención para reducir los casos de Apatridia). En 1974 la Asamblea General de las Naciones Unidas le solicitó al ACNUR (Agencia de la ONU para los Refugiados) que brindara asistencia legal limitada y en 1996 le ordenó ampliar su misión a través de la promoción de la reducción de los casos de apatridia a nivel mundial.

La apatridia es un problema masivo que afecta a un promedio de 10 millones de personas en todo el mundo y tiene un impacto terrible en las vidas de las personas. La posesión de la nacionalidad es esencial para la participación plena en la sociedad y un requisito previo para el disfrute de muchos derechos fundamentales.

El año 2014 marca el 60º aniversario de la Convención sobre el Estatuto de los Apátridas de 1954.  Aprovechando el impulso generado por la reunión ministerial de 2011, cuando se conmemoró el 50º  aniversario de la Convención para Reducir los Casos de Apatridia de 1961, el año 2014 presenta una  excelente oportunidad para reforzar la sensibilización e incrementar la acción para abordar esta  subestimada crisis de derechos humanos. En noviembre de 2014 el ACNUR dio inicio a una campaña decenal para la erradicación de la apatridia, con el objetivo dar mayor visibilidad a la apatridia y los problemas específicos que genera a mujeres, hombres, niños y niñas, y promover las respuestas de los gobiernos y la sociedad civil.

En febrero de 2012 el ACNUR publicó una Directriz sobre la definición de “Apátrida” en el artículo 1(1) de la Convención sobre el Estatuto de los Apátridas de 1954. Las Directrices del ACNUR sobre la Apatridia son el resultado de una serie de consultas de expertos llevadas a cabo en el contexto del 50º aniversario de la Convención para Reducir los Casos de Apatridia de 1961 y tienen por objetivo brindar orientación interpretativa a gobiernos, ONG, organizaciones internacionales y otros sujetos y entidades involucrados en el tratamiento de la apatridia.

¿Pero en que casos se aplica el término?

Cuando la persona poseía la nacionalidad de un Estado que ha desaparecido, no creándose en su lugar ningún Estado sucesor.

Entre los grupos que, por una u otra razón, han quedado fuera del grueso de ciudadanos con derechos cuando se constituyó o reformó su estado, se encuentran los musulmanes del estado de Rakhine (también conocidos como rohinyas), al norte de Myanmar, algunas tribus de las montañas de Tailandia, los bidunes de los países del Golfo, los lochampas de Bhután, los madhesi de Nepal y diversos grupos nómadas en todo el mundo

Además están a punto de convertirse en apátridas los habitantes de las islas de Kiribati, Vanuatu, las islas Marshall, Tuvalu, las Maldivas y las Bahamas; que por el cambio climático y el deshielo de los círculos polares han visto como las mareas han tomado su territorio y están a punto de desaparecer como nación, como ya sucedió en las islas Carteret de Papúa Nueva Guinea, donde fueron evacuados 2mil habitantes, pero Kiribati tiene 93 mil habitantes y Tuvalu 10 mil que no tendrán un lugar a donde ir ni como nación ni como refugiados.

Cuando ha perdido la nacionalidad por decisión gubernamental. Un ejemplo fueron los rusos blancos exiliados a quienes el gobierno soviético privó de su nacionalidad por un decreto de junio de 1922, o los expulsados de España por el gobierno del dictador Francisco Franco.

Cuando pertenece a alguna minoría étnica o de otra índole a la cual el gobierno del Estado donde ha nacido le deniega el derecho a la nacionalidad. Por ejemplo, los refugiados de etnia tutsi en Ruanda y Burundi, o los refugiados palestinos establecidos fuera de Israel.

Cuando han nacido en territorios disputados por más de un país: por ejemplo, los beduinos del Africa del Norte entre Libia, Chad y Argelia.

Una combinación de los dos motivos: por ejemplo, los kurdos, que residen entre varios Estados mutuamente limítrofes, que les niegan la nacionalidad propia.

También puede ocurrir que una persona carezca de nacionalidad porque se ha producido un conflicto entre las legislaciones de los diversos países implicados. Por ejemplo, si un niño nace en un país donde la nacionalidad viene dada por la nacionalidad de los padres según el ius sanguinis (y no por el lugar de nacimiento), pero sus padres son de un país donde rige exclusivamente la “ius soli”, es decir, un país del cual pueden ser ciudadanos sólo quienes nacen allí.

Como actualmente está sucediendo en República Dominicana con los hijos de haitianos que entraron ilegalmente al país convirtiendo a sus hijos en apátridas.

El término puede hacer también referencia a quien reniega voluntariamente de su nacionalidad, aunque son pocos los casos que se presentan de esta manera para permanecer apátrida porque pierden derechos atribuibles solo a ser ciudadanos  de cualquier país pero no a los apátridas.

Algunas veces los niños nacen apátridas y lo siguen siendo toda su vida. Como tales, es posible que no puedan ir a la escuela o la universidad, trabajar legalmente, poseer bienes raíces, casarse o viajar. Puede resultarles difícil ser admitidos en un hospital, imposible abrir una cuenta bancaria y no tener ninguna oportunidad de recibir una pensión.

Si alguien les roba o los viola, quizás se encuentren con que no pueden poner una denuncia puesto que legalmente no existen, y la policía les exige una identidad para poder abrir una investigación. Son extremadamente vulnerables a la explotación como mano de obra barata o cautiva, especialmente en los países donde no pueden trabajar legalmente.

Luego, como si todo esto no fuera bastante, muchos apátridas están condenados a traspasar su apatridia a sus propios hijos, como si fuese una especie de enfermedad de tipo genético.

En un extremo del espectro, algunos grupos de apátridas disfrutan de casi todos sus derechos básicos ; por ejemplo, el medio millón de personas que pertenecen a las minorías rusoparlantes de Letonia y Estonia, a las que no obstante se sigue negando el derecho democrático al voto.

Pero, para muchos apátridas en todo el mundo, es una situación corrosiva y desmoralizadora que empaña prácticamente cualquier aspecto de sus vidas.

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 0.0/10 (0 votes cast)
VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 0 (from 0 votes)
566 Vistas 2 Visitas de hoy

Escribe tus comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *