JavaScript must be enabled in order for you to see "WP Copy Data Protect" effect. However, it seems JavaScript is either disabled or not supported by your browser. To see full result of "WP Copy Data Protector", enable JavaScript by changing your browser options, then try again.

TALIDOMIDA, TRAGICA APARICION, CAIDA Y RESURGIMIENTO

08oct talidomida01La talidomida es un medicamento que surgió en Alemania a finales de 1950 como una maravilla, un tranquilizante recomendado en los primeros meses del embarazo para suprimir las molestias del mismo y en tan solo 4 años de comercialización masiva a nivel mundial causó uno de los mayores daños provocados por un medicamente que se tenga noticia.

Stolberg es conocida como la ciudad Wirtz, consistente en una serie de edificios atractivos que se asientan en un valle verde en torno a un castillo medieval en las afueras de Aachen en Renania del Norte-Westfalia. Su aire de prosperidad se debe en gran parte a la empresa familiar fundada por Andreas Augusto Wirtz en el siglo XIX. Devotamente católica, la familia Wirtz durante décadas ha sido el pilar de la sociedad de Aquisgrán, y su filantropía ha incluido un nuevo techo en la catedral imperial de la ciudad, construida por Carlomagno en el año 786. En la actualidad la empresa cuenta con un alcance global, con filiales en 26 países. Emplea a 4,200 personas en todo el mundo y tiene ingresos de casi $ 1.3 mil millones de dólares, en su mayoría por la venta de analgésicos. Los productos de su filial perfume, Maurer & Wirtz, incluyen marcas como 4711 y Tabac, mientras que la filial Dalli-Werke se concentra en productos de limpieza doméstica.

Al estallar la guerra en 1939, la compañía de propiedad familiar se encontraba en manos de Hermann Wirtz, ayudado por su hermano gemelo, Alfred, un ingeniero y miembro del partido nazi. La empresa se benefició de programa arianización de Hitler sabido ahora por los informes encontrados, se hizo cargo de dos empresas de propiedad judía, uno de los que hicieron la gama Tabac que todavía se vende en la actualidad.

Al final de la guerra, la empresa, que hasta entonces se había centrado principalmente en jabón, perfumes y productos de limpieza, encontró una nueva dirección. En 1946 la familia Wirtz estableció Chemie Grünenthal, una compañía en una pequeña ciudad que se convertiría en un paraíso para los científicos del campo de trabajo y los médicos en busca de trabajo que desarrolló medicamentos necesarios desesperadamente después de la guerra.

El hecho de que los ex miembros del Partido Nazi fueron reclutados por Grünenthal no era del todo sorprendente. Las principales empresas estadounidenses como la Standard Oil y Du Pont mantuvieron vínculos comerciales con el régimen nazi durante la guerra y los antiguos científicos nazis reclutados después, también.

Entre los invitados a Stolberg por Hermann Wirtz fue Martin Staemmler, un autor principal del programa nazi de “higiene racial”. A raíz de la invasión de Polonia por Alemania, que había trabajado con la SS sobre su política de población, es decir, decidir quién debe vivir y quién no. En Grünenthal, fue jefe de patología en la época en que la talidomida se vendía.

Karl Brandt, el principal acusado en el juicio los llamados de los médicos en Nuremberg por el tribunal de crímenes de guerra. Brandt, oficial médico superior de Alemania durante la guerra, fue ejecutado después de haber sido declarado culpable de crímenes de guerra y crímenes contra la humanidad por su participación en experimentos médicos y procedimientos sobre los prisioneros y civiles.

En 1968, cuando los ejecutivos de Grünenthal fueron juzgados y acusados ​​de homicidio imprudencial y causando graves daños corporales, la deformidad, y la enfermedad a través de la venta de Contergan, la marca alemana para la talidomida, Berger-Prinz otro entusiasta de la eutanasia que trabajó con el médico personal de Hitler fue quien habló para la defensa.

Dr. Ernst-Günther Schenck, retratado en El hundimiento, la película de 2004 acerca de los últimos días de Hitler, es el único nazi uniformado que oficialmente se sabe encontró refugio en Grünenthal, aunque él no participó en el programa de la talidomida. A medida que el inspector de la nutrición para la SS, desarrolló una salchicha de proteínas que se probó en 370 prisioneros en campos de concentración, matando a muchos. A él se le prohibió trabajar como médico de nuevo en Alemania después de regresar tras 10 años que pasó como prisionero de guerra en la Unión Soviética. Grünenthal le dio un trabajo en Aquisgrán.

Grünenthal también ofreció empleo a Heinz Baumkötter, un SS hauptsturm-führer, el médico jefe del campo de concentración de Mauthausen y Natzweiler-Struthof, y, lo más notorio, que desde 1942 el director médico en Sachsenhausen, fue condenado a cadena perpetua por la Unión Soviética, pero en 1956 tal como Schenck, regresó a Alemania, donde fue empleado por la familia Wirtz en Chemie Grünenthal.

Tal vez el más conocido de los empleados asesinos de Grünenthal fue Otto Ambros, quien había sido uno de los cuatro autores del gas nervioso sarín. Es evidente que un químico brillante, descrito como carismático, incluso encantador, fue asesor de Hitler en la guerra química y tenía acceso directo a los crímenes del Führer comprometidos a gran escala. Como una figura de alto nivel en IG Farben, el cartel gigante de las empresas químicas y farmacéuticas implicadas en numerosos crímenes de guerra, creó un campo de trabajos forzados en Dyhernfurth para producir gases nerviosos antes de crear la fábrica de productos químicos de Auschwitz-Monowitz monolítica para hacer caucho sintético y aceite .

En 1948 Ambros fue declarado culpable en Nuremberg del asesinato en masa y la esclavitud y condenado a ocho años de prisión. Sin embargo, cuatro años más tarde, fue puesto en libertad para ayudar al esfuerzo de investigación de la Guerra Fría, lo que hizo, trabajando por J. Peter Grace, Dow Chemical, y el Cuerpo Químico del Ejército de Estados Unidos.

Ambros era el presidente del comité asesor de Grünenthal en el momento de la elaboración de la talidomida y estaba en la junta de la compañía cuando Contergan se vendía. Su habilidad desarrollada en los campos de concentración le sirvió para encubrir el camino de pruebas de control para la talidomida.

Pero la figura central en el juicio Grünenthal en Aquisgrán era Heinrich Mückter. Durante la guerra, su experiencia había sido el trabajo contra la tifoidea. Los brotes de la enfermedad en el Ejército realizaron la búsqueda de una vacuna de alta prioridad. Porque el tifus no puede vivir fuera de un cuerpo, lo mantenía vivo inyectándolo en prisioneros. los presos una vez inyectados con la enfermedad,  podían entonces ser utilizados para probar las vacunas y ver si trabajaban, y se dice que los experimentos de Mückter se llevaron a cabo en Auschwitz, Buchenwald y Grodno, así como en Cracovia. Fue responsable de la muerte de cientos de presos, Mückter era buscado en el final de la guerra por las autoridades polacas, pero tuvo suerte: capturado por los americanos, que tenía la cortina de hierro preparado a través de su pasado. Y Grünenthal le ofreció la oportunidad de continuar con su trabajo.

Como jefe científico de la compañía y director de investigación, Mückter fue acreditado con el desarrollo de la talidomida, y dado que se ganó bonos fuertes con la venta de la droga, su popularidad inicial le hizo muy rico.

También se ha puesto al descubierto que muchos de los que viven y vivieron en la ciudad dependen de la empresa para su subsistencia; algunos se han empleado durante muchos años, y en los antecedentes existen registros de que hombres y mujeres trabajaban como esclavos-niños para la empresa durante la Segunda Guerra Mundial y a pesar de las investigaciones fueron reacios a hablar sobre el pasado de la empresa.

Antes de su lanzamiento, la esposa de un empleado que tomó el medicamento dio a luz a un bebé sin orejas, pero Chemie Grünenthal ignoró la advertencia.

En 1958 la talidomida fue comercializa agresivamente en 46 países con la garantía de que se podría “recetar con total seguridad a las mujeres embarazadas y las madres lactantes sin ningún efecto adverso sobre la madre y el niño”. Durante los cuatro años que estuvo en el mercado, los médicos la prescribieron como un antídoto no tóxico para las náuseas del embarazo y el insomnio, y se vendió por millones.

Pero a principios de 1959, los informes comenzaron a salir a la superficie que la droga era tóxica, con los efectos colaterales en adultos que sufrían de neuritis periférica dañando el sistema nervioso.

La empresa Chemie Grünenthal suprimió esa información, sobornando a los médicos y presionando a los críticos y revistas médicas por años. Incluso después de que un médico australiano asoció la talidomida con nacimientos deformes en 1961, tomó cuatro meses a la empresa retirar el fármaco. Para entonces, se estima que había afectado a 100,000 mujeres embarazadas, causando al menos 90,000 abortos involuntarios y miles de deformidades de los bebés que sobrevivieron.

Algunos señalan que también se pudo tomar como un genocidio, impidiendo el nacimiento de tantos niños, pero los que sobrevivieron sufrieron consecuencias muy graves.

A pesar de la abrumadora evidencia de que la talidomida causó los abortos involuntarios y defectos de nacimiento, Chemie Grünenthal durante años luchó para evitar el pago de la compensación necesaria requerida para toda la vida de la atención, de las víctimas a las que aún en la actualidad lo hace. Sin embargo, las víctimas dicen que los pagos de la compañía han sido irrisorios e insuficientes para pagar por los caros cuidados que necesitan las personas gravemente deformadas.

En 1970, la empresa accedió a pagar alrededor de $ 28 millones de dólares a un fondo para las víctimas y se le dio inmunidad legal permanente en Alemania a cambio. Cuando el dinero del fondo se agotó, el gobierno alemán hizo pagos de compensación, y en 2009 Grünenthal repuso el fondo con una dotación única. Pero en otras partes del mundo, todavía hay reclamaciones pendientes y demandas colectivas.

Más allá de la restitución monetaria, las víctimas y sus familias tuvieron que esperar más de cinco décadas de una disculpa. Pero el 31 de agosto de 2012, el nuevo CEO de la compañía, Harald Stock, dio un paso fuera de su sede en Stolberg para dar a conocer la escultura de bronce de la niña sufrimiento, deforme con la cabeza echada hacia atrás, con la boca abierta en un grito de dolor.

Stock pidió disculpas a todas las víctimas, las familias desconsoladas, y los sobrevivientes. Su sinceridad era manifiesta. “Pedimos perdón porque durante casi 50 años no hemos encontrado una manera de llegar a ustedes, de ser humano a ser humano”, dijo. “Pedimos que ustedes consideren nuestro largo silencio como muestra de la conmoción que su destino provocó en nosotros.”

Algunas de las víctimas nacieron sordas y ciegas; algunos con espinas curvadas, o con el corazón y daño cerebral, pero la mayoría sufrió afectaciones en las extremidades.

Las víctimas señalaron que ni la disculpa ni las compensaciones económicas pueden compensar tantos años de sufrimiento ni las pérdidas humanas derivadas por la talidomida.

Pese a que fue retirada del mercado el los países más desarrollados, los medicamentos como tales no fueron destruidos, muchos de ellos simplemente fueron vendidos a países tercermundistas que lo siguieron aplicando como sedante.

Unos de esos países fue la India en donde un médico al no tener ningún otro medicamento para darles a los enfermos de lepra les dio talidomida como paliativo, la sorpresa fue que comenzaron a mostrar mejoría en su enfermedad, lo que llevó a realizar nuevos estudios.

La aplicación terapéutica en la lepra ya había sido descubierta por un médico israelí de nombre Sheskin, en 1965, reportó que los pacientes con lesiones agudas inflamatorias, asociadas a lepra, experimentaban una mejoría impresionante 48 horas después de la ingesta de talidomida, la cual se daba como sedante; la droga se mantenía y se observaban mínimos efectos colaterales, tales como vómito, artralgias y mialgias, que cedían al disminuir la dosis.

En 1993, en un estudio de 49 pacientes con reacción tipo II de la lepra o eritema nodoso, tratado con talidomida se observó una mejoría clínica impresionante con disminución de los niveles del factor de necrosis tumoral.

Barba Rubio y Franco González, demostraron la efectividad de la talidomida en el lupus discoide. Estudios posteriores confirmaron estos resultados a tal grado que la talidomida se usa de forma rutinaria en pacientes con lupus discoide cuando los tratamientos usuales han fallado.

Se sabe que las lesiones del Síndrome de Behçet son mediados por complejos inmunes que ocasionan daño vascular y favorecen la migración leucocitaria. Se ha observado una respuesta completa de las lesiones con la talidomida en pacientes en los que exclusivamente hay lesiones en piel, y se informa como efecto colateral sólo neuropatía.

Como en estas los efectos químicos en determinadas proteínas ha permitido el tratamiento en enfermedades como

Estomatitis aftosa, Prúrigo nodular, Artritis reumatoide, Enfermedad de injerto contra huésped (EIHC), Cáncer, Condiciones asociadas a la infección por VIH, recientemente se han realizado estudios en series pequeñas y con resultados poco satisfactorios sobre el uso de la talidomida en la meningitis bacteriana y choque séptico.

Aproximadamente el 30-40% de los pacientes tratados con talidomida desarrollan una neuropatía simétrica, dolorosa, con parestesias, disestesias e hipoestesias, con traducción electrofisiológica, por lo que ahora se recomienda actualmente el seguimiento bimensual con estudios electrofisiológicos, y de potenciales de acción, y de acuerdo a estudios recientes, la disminución del 50% o más de los potenciales de acción es contraindicación de continuar con la terapia.

Después de las catastróficas complicaciones ocasionadas por la talidomida no fue aceptada por la FDA de los EEUU si no hasta 1998 y con estrictas normas de aplicación, como el dejar de tomar el medicamento tanto en hombres como en mujeres por lo menos 6 meses antes de procrear un hijo, debido a los efectos teratogenos de la talidomida.

Lamentablemente en países como Brasil donde la venta del medicamento es indiscriminada se siguen reportando casos de malformaciones, por lo que se requiere que sigan poniendo medidas estrictas de control a nivel mundial.

08oct talidomida02

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 10.0/10 (2 votes cast)
VN:F [1.9.22_1171]
Rating: +2 (from 2 votes)
TALIDOMIDA, TRAGICA APARICION, CAIDA Y RESURGIMIENTO, 10.0 out of 10 based on 2 ratings
460 Vistas 4 Visitas de hoy

Escribe tus comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *